octubre 6, 2022

BLACK WEDNESDAY

POR: JAIRO SILVA GONZALEZ

Ese día Miércoles hubo una macro devaluación del ya vapuleado signo monetario nacional, los dos instrumentos utilizados por el gobierno nacional, para atenuar el tipo de cambio y la inflación, no eran sustentables por su alto costo en dólares, lo que derivó en un choque en las expectativas de los agentes económicos, producto de la variación de política cambiaria del gobierno, esa política cambiaria estuvo marcada hasta el lunes 22 de agosto por la astrigencia de los bolívares en el torrente circulatorio financiero nacional, el gobierno cambió abruptamente esa política de esterilización del mercado monetario, al modificar la tasa de interés de los títulos de cobertura utilizado como instrumento de esterilización de la excesiva cantidad de bolívares.

De esta forma el gobierno pretendió fallidamente atenuar el alza del tipo de cambio, su óptica fue errada puesto que este instrumento aún garantizando una cobertura ampulosa de la devaluación originando por la variación del tipo de cambio.

Para hacer más atractivo a los títulos de cobertura cambiaria El BCV fue más agresivo, al modificar la tasa de interés, al fijarla de 5% a 11%.

La aceptacion del publico por éste instrumentofue limitada, tomando en cuenta la cantidad de bolívares que entraron en circulación por el pago del bono vacacional bien merecido que recibieron los docentes, esa cantidad de bolívares no fue absorbida porque el BCV se quedo con poca monta de conversión.

Se esperaba que el lunes 22 de agosto el BCV intervendría con US$ 200 millones para recoger los bolivares en circulación, pues bien, ese lunes el BCV no inyecto dólares a la economía; los directivos del BCV se sentaron a observar el comportamiento del mercado cambiario, bien sea porque se quedaron sin disponibilidad de dólares, o porque el cambio de estrategia es para ahorrar dólares.

Lo cierto es que el tipo de cambio se elevo, marcado por una puja de oferta y demanda esto quiere decir, que la política antinflacionaria ejecutada por el gobierno nacional, cuya meta era cerrar este año con una inflación por debajo 100%, es decir una inflación de dos digitos y no de tres dígitos, se convirtió en una verdadera quimera.

El BCV mantuvo equivocadamente contenido el tipo de cambio a un elevado costo que significó una erogacion hasta el 18 de Agosto de 1700 millones de dólares, esto era insostenible.La otra arista de la macro devaluación consiste en la poca confianza en nuestra moneda, los Venezolanos buscan resguardar su poder adquisitivo comprando dólares.

Ya que nuestros connacionales tienen escasa preferencia de liquidez en bolívares, porque percibe expectativas inflacionarias y de devaluación de la moneda.

Esos dos elementos son los que explican el comportamiento del tipo de cambio, a esto hay que adicionar que el BCV carece de suficiente dólares para inyectar en cantidades suficiente para satisfacer la demanda de la moneda norteamericana.

Es difícil pronosticar hasta donde podría llegar el tipo de cambio y quien lo diga actua con mucha prevaridad, porque el mercado cambiario fluctua diariamente.

Lo evidente es la tendencia alcista del tipo de cambio. La duda está en la forma en que se va a dar la devaluación, si es de un brinco estilo Yulimar Rojas, de un 20% o 30% en un día o será mediante CRAWLIN PEG.

Viene un fuerte rebrote inflacionario, así lo indican los estadigrafos, las estadísticas, las isocuantas y demás instrumentos ofrecidos por la ciencia económica.

Eso quiere decir que la presión que ha causado la macro devaluación de nuestra moneda, ya se esta sintiendo, en los precios de aquellos bienes y servicios intrínsecamente ligados a la moneda verde.

Para mi es injusto, decir que los ajustes de los ingresos de los trabajadores, es causante de la tendencia alcista del dólar o mejor dicho de la devaluación de nuestra moneda.

La devaluación la esta originando la política económica del gobierno. El venezolano común y corriente percibe la devaluación, sabe que el gobierno de forma socorrida acude a la devaluacion para tener más bolívares.

Ahora bien, particularmente pienso que los ingresos de los trabajadores y pensionados deben aumentar, y para que no cause inflación, tiene que ser financiada de manera orgánica, el gobierno debe traer las reservas en dólares que tienen en el exterior, para que esas reservas se inyecten al sistema económico y se transformen en bolívares, para permitir el aumento de sueldos, salarios y pensiones del sector público, ya que los trabajadores del sector privado tienen su propia lógica de aumento salarial.

Es menester devolver la confianza a la monedas nacional, para ello es necesario que la moneda conserve el poder adquisitivo, para que esto ocurra,el gobierno tiene que hilvanar y ejecutar coherentemente una política antinflacionaria para abatir la inflación, puesto que con tres dígitos de inflación, nadie en este mundo, confía en una moneda frugal con tendencia a la devaluación diaria.

La confianza en una moneda esta determinada, en tanto mantenga una paridad estable y fija con otra moneda, en este caso el bolívar contra el dólar.

La breve estabilización en el sótano de la economia nacional, se logro después de un lustro de caída brutal, donde nuestra economía perdio el 80% de su tamaño, no logramos llegar a los niveles de prepandemia.

De manera pues que ese cuento de que «Venezuela se arregló» es pura demagogia. Por cierto la leve recuperación de la economía esta prácticamente ligada a la débil y errática industria petrolera y al sector comercio, pero los otros sectores como la construcción, el sector agroalimentario y la industria manufacturera estan absolutamente postrado. Así funciona una economia Stanflacionaria.

POR: JAIRO SILVA GONZALEZ

COMPARTE!!!