Comparte.

La misión técnica de la Unión Europea que se encuentra de visita en Venezuela, es producto de una decisión unilateral de Josep Borrell y no es una formal designación del Parlamento Europeo, el objetivo de esa misión preliminar es evaluar si es posible desplegar una visita de observación para el proceso electoral de noviembre. Borrel es un emulo del expresidente español Rodríguez Zapatero y su conducta cómplice con el régimen de Maduro nos alarma y nos llama a actuar para evitar que un nuevo fraude se consume, así lo afirmó el líder zuliano y Coordinador Estadal de Vente Zulia, el destacado abogado Gustavo Ruiz. Además, afirmó el declarante que en Venezuela no es posible elegir de verdad, tampoco es posible ejercer algún cargo en un país que carece de soberanía nacional.

En este mismo orden de ideas, continuó el líder de Vente en el Zulia manifestando que “como se va a hablar de elecciones libres y justas en Venezuela si el más reciente informe de Bachelet sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, evidencia que el régimen continúa violentando los DDHH y cometiendo crímenes de lesa humanidad. 189 violaciones a la libertad de expresión se efectuaron entre enero y mayo 2021, de acuerdo con los boletines mensuales de la ONG Espacio Público. Además, entre enero y junio, 19 medios de comunicación han sido víctimas de ataques. Así mismo el Centro para los Defensores y la Justicia registró 346 ataques e incidentes de seguridad que comprometen y afectan a los defensores de derechos humanos durante los meses de enero y mayo de 2021, entre los que se destaca el caso de Orlando Moreno y el más reciente es el encarcelamiento del director de FundaRedes Javier Tarazona y los activistas Rafael Tarazona y Omar de Dios García, quienes fueron detenidos minutos después denunciar ante la Fiscalía la persecución de la que estaban siendo víctimas durante el ejercicio de su labor de defensa de derechos humanos. Según cifras de la ONG Foro Penal hay en Venezuela 300 presos políticos a la fecha. La ONG

CEPAZ registró entre enero y mayo, al menos 384 hechos que constituyen actos de persecución o criminalización contra personas, medios y organizaciones que en el ejercicio de sus derechos, o en el desempeño de sus funciones, han sido víctimas de amenazas, agresión, hostigamiento, allanamiento y/o detenciones arbitrarias; entonces -cuestiona el declarante- cómo podemos hablar de elecciones si no se respetan los derechos fundamentales de los venezolanos. Quienes padecen persecución, quienes estar arbitrariamente detenidos o son víctimas de naufragios y otros eventos en Venezuela no pueden elegir, y es que sin condiciones para vivir, mucho menos habrá condiciones para elegir.

Además, el régimen adelanta la implementación de un Estado comunal y las llamadas Zonas Económicas Especiales, que amenazan con acabar con la organización político-administrativa tradicional de gobernaciones, alcaldías y concejalías, todo para aumentar el control sobre las regiones del país. No hay garantía de poder ejercer poder real.

Continuó Gustavo Ruiz expresando, que resulta pertinente invocar la Declaración Conjunta sobre Venezuela firmada por la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá, publicada el 25 de junio pasado. En ese documento, insistieron en que la solución a esa crisis debe salir a través de “negociaciones integrales” con la participación de “todos los interesados” y que permita “restaurar las instituciones del país y permitir que todos los venezolanos se expresen políticamente a través de elecciones locales, parlamentarias y presidenciales creíbles, inclusivas y transparentes”. Es decir, debe en cualquier caso plantearse la celebración de elecciones que cumplan con las condiciones necesarias y que incluyan las presidenciales. En tal sentido también cuestiona Gustavo Ruiz: “¿Están todas las democracias de Europa dispuestas a avalar una negociación y cohabitación que deje todo igual en nuestro país y no evite las muertes y conflictos en Venezuela? ¿Borrell los representa?

Finalizó el líder del partido liberal Gustavo Ruiz, afirmando que las elecciones sólo son posibles en libertad, para que unos comicios puedan considerarse libres, deben garantizarse varios elementos, como la revisión de los centros de votación y electores, debe revisarse sin demora el Registro Electoral actual para conocer la cantidad de electores que no votan donde residen, ya sea dentro del territorio nacional o en el extranjero, esto permitirá determinar si existen otras personas con irregularidades significativas (nacionalidad irregular), al efecto proponemos la conformación de una estructura garante del proceso, que por su carácter extraordinario estaría dirigido por una autoridad única integrado por un representante de los países garantes y organizaciones internacionales, un representante de la oposición legitimada y un representante del chavismo, ello a los fines de garantizar la celebración de un proceso transparente que conduzca a la reinstitucionalización de Venezuela, a lograr la estabilidad política y a transitar la ruta hacia la transformación que anhelamos los venezolanos.

La seguridad del proceso electoral debe ser de carácter civil, deben existir garantías para el nombramiento y libre ejercicio del cargo la persona que resulte electa que no podrá ser removida por ningún Poder Nacional, ni disminuidas las funciones, presupuesto y responsabilidades del cargo para el cual fue electo. El registro de electores debe ser único e irrepetible (huella y rostro) y cada ciudadano deberá votar en su lugar de residencia. Se debe garantizar el voto a cualquier venezolano. La automatización se debe centrar en la identificación de los electores y en la publicación de cada uno de los votos (sistema de voto con código o clave, tecnología tipo Blockchain) que permita al elector identificar su voto. Se deberán publicar las actas validadas de los resultados de cada mesa y cada uno de las papeletas, con el fin de que cada elector pueda verificar el mismo día su voto y el resultado de su mesa.

Para concluir manifestó el reconocido abogado Ruiz, que “en Vente Venezuela si aspiramos a conquistar el poder, pero en un proceso de votación donde sí haya posibilidades de elegir y ejercer ese poder”.