Comparte.

La historia será implacable para juzgar nuestro desempeño en los momentos críticos que padecemos. Hay quienes se sobredimensionan y creen que los demás somos eunucos mentales, pendejo es quien lo cree. El ecosistema político vivirá una temporal y epiléptica «alegría de tísico» y después nuevamente (una vez celebrado el fraude electoral del 21N) vendrá la decepción y la deserción ciudadana producto de la desesperanza.

Nos tocará la enorme tarea de darle conducción política a esa desesperanza y estoy seguro que lo lograremos ¡¡¡Vamos a triunfar, rescataremos la libertad y la democracia!!! No se conformaron con el «platanazo» de la inoficiosa «Consulta Popular», ahora surge el «Acuerdo de Salvación Nacional» y después vendrá cualquier bodrio que les permita mantenerse en la precariedad de un poder inexistente ¿Dónde quedó el «Cese de la Usurpación» y el desconocimiento a Maduro y a la AN del 6D?

Que la situación y el contexto político obliguen a corregir la ruta se entiende, pero es deber del liderazgo ADMITIR LOS ERRORES y sobre todo SER TRANSPARENTES. Esa transparencia determina la presentación de cuentas de lo que se ha administrado. En que se ha gastado y SOBRE TODO, ¿CUÁL HA SIDO EL BENEFICIO PARA LOS VENEZOLANOS?

Es necesario transitar una ruta unitaria, eso es inobjetable. Pero la unidad hay que desmitificarla, debemos construir una real unidad que privilegie el objetivo estratégico de cambiar el sistema político que ha destruido la institucionalidad y ha arruinado a Venezuela. Para cambiar ese sistema político la solución debe ser sustancial, debemos cambiar a quien usurpa el poder en Miraflores. No es con la gafedad de «hay que cuidar los espacios» que vamos a lograr el cambio necesario.

Acaso, ¿el atraso, la ruina y la destrucción de Venezuela se arregla cambiando gobernadores o alcaldes? ¿De que sirvió LA ASIGNACIÓN de 5 gobernadores en 2017? cuando TODOS los estudios de opinión daban una clara y ostensible mayoría en al menos 15 estados. Hoy esos «gobernadores» son irrelevantes, piense un poco mientras lee mi opinión y le garantizo que no conoce el nombre de todos. No tienen peso político, Maduro no respeta la institucionalidad, por eso cada uno de ellos tiene un «protector» ante la omisión cómplice del TSJ.

Lea también: Gustavo Ruiz y las elecciones: «Será un proceso ‘electoral’ donde votas pero NO ELIGES»

En conclusión nos toca una tarea dura y cuesta arriba de motivar a los ciudadanos para que entiendan que a pesar de las adversidades y de los errores, tenemos esperanza, tenemos posibilidades, tenemos fuerza, optimismo y sobre todo la convicción de que este sistema es inviable. Estos meses pasarán con ofertas de «espejitos» de falsas ilusiones, de parte de quienes defienden son sus ambiciones y espacios personales, olvidando «la pela» que padecen los venezolanos. Después vendrá otra decepción, pero muchos nos mantendremos firmes.

Y continuaremos en la lucha para lograr el cambio sustancial que rescate a Venezuela. Vamos a implantar un sistema político que respete la propiedad privada, la división de poderes, donde para ocupar un cargo lo valido sea la capacidad y la formación y no el color político…

Donde se prohíba la reelección indefinida para todos los cargos de elección, que los militares queden limitados a su ámbito de formación es decir la defensa de la seguridad y de la soberanía y que si desean participar en la política deben entregar su uniforme y las armas.

En esa nueva Venezuela que no tengo dudas, vendrá, la participación del estado debe limitarse a seguridad, salud y educación. ¿Qué hace el estado con bancos, hoteles, empresas? debe ser el emprendimiento privado el soporte que potencie el crecimiento económico de Venezuela. Y hay que darle real autonomía federal a las regiones. Hoy, ¿qué significan y qué utilidad tienen los Consejos Legislativos y los Concejos Municipales? a quien lee esto respóndase si conoce quiénes los integran… son espacios burocráticos inoficiosos.

Nos mantendremos firmes en la lucha y ¡¡¡lucharemos hasta vencer!!!

El rescate de la libertad y la democracia son un compromiso y un juramento y con la bendición del Señor ¡¡¡lo lograremos!!!

 

 

Adelante Informe/Gustavo Ruiz/Opinión