Comparte.

El mensaje del M. G.(E) Ovidio Delgado, corrobora que Chávez sembró ética, conciencia y valores revolucionarios fundamentales en nuestra oficialidad bolivariana, que, afortunadamente, con poquísimas excepciones, como las de Cliver Alcalá y Christopher Figuera, se muestra dispuesta a defender en todos los terrenos, junto al Presidente Maduro, el legado de Chávez.

*El poder envilece y corrompe rapidamente a quienes no tienen fortaleza ideológica*. Además ciertamente, un entorno movido por la ambición de poder y el afán de lucro, con conductas propias de siciopatas que disfrutan haciendo daño, vejando, humillando, a sus subalternos, empleados, o compañeros de lucha mas vulnerables, acelera el proceso de descomposición de los que devienen de líderes en jefes de grupo que se aferran al poder por cualquier medio, ya no para promover el beneficio colectivo que pasa a ser una excusa, un simple enunciado de marketing electoral. He leído varios escritos del Mayor General y comprendo sus razones para haber evitado hacer públicamente todos estos comentarios con anterioridad, porque al regresar al Zulia, a partir del 03 de Diembre 2020, despúes de culminar mi dura gestión de 7 años al frente de nuestra Embajada en España, pude palpar progresiva y rapidamente cuan sectaria y excluyente, autoritaria y prepotente, antipopular, vejatoria, amenazante y represiva ha sido esta gestión de gobierno regional, que convirtió en herramienta de control aberrante, cuando no de negocios, las carencias, escacesez y necesidades mas sentidas de la población (alimentación, salud y combustible, principalmente) y de los militantes y dirigentes del PSUV que no se mostraban incondicionales a su praxis hegemónica. Ello justifica el altísimo nivel de rechazo, que desde principios de este año mostraban todos los estudios de opinión. Ese rechazo no se pudo reducir pese a los intentos mediáticos desesperados de cambiar la imagen pública, 3 años de gestión preñada de desviaciones, abusos, mentiras y atropellos, ya habían consolidado la matriz negativa irreversible.
Entiendo al MG Ovidio Delgado y a todos los que temian que señalamientos públicos tan graves le sirvieran en bandeja de plata, el retorno al poder regional de nuestro amado vital y estratégico Estado Zulia, a un personaje tan dañino como Manuel Rosales, icono de corrupción y vinculado con el gobierno norteamericano y sus lacayos del brazo agresor, asesino y narco paramilitar gobierno Colombiano. La mayoría de nuestros dirigentes y soldados Leales al legado de Chávez, apostabamos por la oportuna y contundente intervención de la, Dirección Nacional del PSUV, para corregir a tiempo. Las primarias pudieron ser el instrumento para ello, pero manipuladas con el abuso descarado del poder regional, sólo sirvieron para maquillar el rechazo mayoritario, dentro y fuera del PSUV, a la gestión del ex gobernador Economista Omar Prieto y varios Alcaldes.

 

Los responsables regionales y cómplices que mal informaban o Co- honestaban esa descarada manipulación, deben asumir su responsabilidad.

 

Si Omar Prieto y sus operadores políticos de la Dirección regional, tuviesen un mínimo de seriedad, un ápice de responsabilidad y amor a la causa y al PSUV, en lugar de tratar de invisibilizar la debacle electoral ocurrida en el Zulia, , estar maniobrando y buscando nuevos cómplices y excusas para segur controlando el partido, las instituciones nacionales y los programas sociales que tan caprichosa y grupalmente manejaron, deberían apartarse para facilitar una intervención reconstructiva inmediata que ni pueden dirigir, ni controlar por interpuestas personas Omar Prieto y sus operadores, que han sido los principales fabricantes de esta catástrofe electoral y del inicio de un proceso de descomposición política que estamos a tiempo de detener y superar. El Presidente del partido y la Dirección Nacional, tienen la palabra, les corresponde escuchar e interpretar cabalmente el mensaje que expresaron los militantes del PSUV absteniendose y gran parte de la, sociedad Zuliana votando en contra.

En hora buena M. G. Venceremos.